Fotografía Gastronómica 5 Errores + Comunes

Fotografía Gastronómica 5 Errores + Comunes

Después de pasar muchos años trabajando en una cocina, se adquiere una habilidad innata para reconocer momentos especiales y únicos antes que sucedan: gritos del chef, resbalones, secadores incendiándose, licuadoras explotando la salsa por toda la cocina, quemaduras, etc. Al convertirme en fotógrafo, esa habilidad adquirida me permitió tener una gran ventaja al momento de empezar a fotografiar restaurantes y hacer fotografía gastronómica.

Como es fácil de intuir por esa experiencia previa, muy rápidamente me adecué al ambiente de la fotografía gastronómica, a sus requerimientos y, sobre todo, a sus particularidades. Después de muchos proyectos de fotografía gastronómica, muchas consultas y preguntas de amigos novatos y no tan novatos en el tema, entendí que gracias a mi extensa formación culinaria y mi apasionado crecimiento en el mundo de la fotografía resulté siendo un “mix” muy singular y casi ideal para la fotografía gastronómica donde, naturalmente, obtenía resultados casi mágicos que transmitían fielmente la habilidad del chef y, a su vez, la exquisitez de los platillos presentados. Es así como decidí hacer esta primera lista de los errores más comunes de la fotografía de comida o gastronómica.
Así que basta de pre ambulo y ¡¡vamos a por lo que vinimos!!

 

Los 5 Errores más Comunes de la Fotografía Gastronómica

 

1.- La Fotografía de Comida o Gastronómica ¡ES SOBRE COMIDA!

  • El error principal de los fotógrafos que se dedican a este lindo rubro es usar muchos elementos dentro del encuadre, sean de apoyo, de fondo, interferencia (verduras, ollas, especias, elementos de la cocina e incluso otras preparaciones de comida) o simplemente porque olvidaron quitarlos y terminan por tener una imagen que, técnicamente puede estar muy bien hecha pero no termina por cumplir el objetivo principal de transmitir las ganas de comer a quien la ve.

Foto incorrecta (con elementos distractivos)                       Foto correcta (sin distracciones)

  • El uso equivocado de menaje, manteles, vasos/copas, verduras, frutas y/o elementos de cocina. Todos ellos están definidos por la naturaleza de la imagen, no son elegidos al azar. Además, están completamente ligados al elemento principal de la foto, ya que si estamos fotografiando un plato de pescado todos los cubiertos de apoyo en la imagen deben ser PARA PESCADO.

 

2.- Locos por el ƒ1.8 (Desenfoques)

  • Usualmente solemos ver fotos donde el punto de enfoque es el correcto mas no así la profundidad de campo enfocado; y solemos decir algo como esto: “Si tan solo el fotógrafo hubiera cerrado un poco el diafragma”.
    El campo de enfoque es uno de los puntos más importantes dentro de la fotografía de comida y la apertura máxima de un lente luminoso impide que tengamos todo el elemento principal enfocado. La solución es muy fácil pero requiere cerrar un poco el ƒ1.8.
    (Se tiene que enfocar el plato completo, la presa, la taza o el cake dependiendo del sujeto principal de la foto)

Foto a ƒ1.8 (campo de enfoque insuficiente)                          Foto a ƒ3.5 (campo de enfoque suficiente)

  • Recuerdo mucho una foto que vi en un conocido supermercado cuando recién empezaba en el mundo de la fotografía: un ceviche increíble coronado con una rodaja de ají limo, donde lo único realmente enfocado era esa rodaja. El campesino que cosechó ese ají limo debe haber quedado contentísimo con la foto.
    En este punto, EL CRITERIO es la característica más útil de la fotografía de comida.

 

3.- Usar todas las técnicas que conoces en una sola foto

  • Dentro de la fotografía de comida el viejo adagio que canta: “menos es MÁS”, es un concepto demasiado trascendente. Aquí llegamos a un punto de decisión que es excluyente, tenemos que ELEGIR. Hacia qué estilo debemos ir: minimalista, vivencial, moderno, comercial, etc. En el momento que hayamos decidido hacia qué camino nos decantaremos en cuanto al estilo, pasamos a ELEGIR cuáles serán las técnicas de iluminación, cuál será la composición, en qué fondo dispararemos, qué colores tendrán los manteles, qué tipo de props usaremos, etc.
    (Recuerda la regla KISS: Keep It Simple Stupid)

 

4.- Regla de los tercios – ¡NO CENTRAR!

  • He visto cientos de fotografías con una iluminación muy interesante, con platos exquisitos, realizadas en locaciones que ya quisiera haber fotografiado yo mismo, pero con una constante que termina por decepcionarme un poco: CENTRADAS!. Para entender este punto tendremos que analizar un poco la naturaleza de nuestros ojos; Nuestros ojos, al igual que todos nuestros órganos sensoriales, son dinámicos y naturalmente elegimos un lado para dar el primer vistazo, (el 85%-90% de las veces a la izquierda) al instante vemos el lado opuesto y finalmente al centro. Por ello, la foto debe tener un recorrido visual desde el elemento de apoyo hacia el sujeto principal dentro de la foto.

Foto Centrada – sin un recorrido visual                                        Foto Balanceada – con un recorrido visual

  • Cabe resaltar que a nuestros ojos les fascina seguir recorridos, recorrer líneas y encontrar patrones. A nuestro cerebro, por otro lado, le encanta completar la información faltante de una imagen. Tan solo jugar con estas simples reglas dentro de nuestra composición llevará nuestra fotografía a dar un salto enorme.
    (no le temas a encuadrar cortando un plato o prop, ya que nuestro cerebro completará la imagen faltante de nuestros ojos)

Dos fotos en las cuales nuestro cerebro naturalmente crea la parte faltante del elemento

 

5.- La duda mata la comida, ¡NO ESPERES!

  • La comida sobre un plato muere muy rápido. Uno de los peores errores que podemos cometer como fotógrafos culinarios, en medio de una sesión es: Demorar, demorar porque falto un elemento de apoyo, demorar por que se ensucio el plato, demorar para re-encuadrar, etc. No importa la razón, demorar en medio de un photoshoot gastronómico es FATAL!. Todas las verduras y plantas que pasan por calor se empiezan a marchitar a los minutos de salir del fogón, las salsas se asientan, los pescados se decoloran rápidamente al contacto con un ácido y las pastas pierden su brillo natural.
  • las fotografías deben realizarse en aproximadamente 3 minutos desde que el plato esta presentado. Con esa base tendremos que encargarnos de 2 cosas: La iluminación preparada con antelación y tener la composición lista para el plato a fotografiar, 2 a 5 tomas de prueba (1 minuto), correcciones y la foto final (3 por seguridad).

 

Esta es la primera lista de los 5 errores más comunes de la fotografía gastronómica. Prometo volver pronto a la carga con una segunda parte.

No Comments

Post A Comment

Tienes consultas? Escríbenos